Топики на испанском (топики)

Посмотреть архив целиком

12



Di cuales son los meses del año

El otoño.

El primero de septiembre es el primer día del otoño. Los meses de otoño son: septiembre, octubre, noviembre. En septiembre todavía no hace frío, pero tampoco hace calor. En octubre y noviembre ya hace frío y viento. En septiembre y octubre llueve a menudo. A veces en noviembre nieva. En otoño la hierba y las hojas de los árboles están amarillas y rojas. Las hojas de los árboles caen al suelo. Los parques y los bosques están muy bonitos con estos colores de otoño.


Cuenta que haces los fine de semana

Fin de semana

Llega el fin de semana. La familia Martínez Pérez va a la casa de campo para descansar. Con ellos van también el perro Max y el papagayo Galito. Los Martínez van en coche. Al llegar los hijos Angela y Nacho y su perro corren al campo. Saltan, gritan, juegan juntos al balón. Doña Cristina, la abuela, hace la comida en la cocina. María, la madre, trabaja en el huerto. Antonio, así se llama el padre, lava el coche. Hace buen tiem­po, es bueno descansar en el campo. Pronto la abuela dice:

-Hijos, nietos, ¡a comer!

Todos se sientan a la mesa.

¡Qué buena está la sopa, abuelita! - dice Nacho.

¡La sopa, la sopa! - repite Garlitos.

En espera de los invitados

Ring-ring ... (Suena el teléfono.)

Elena: Diga.

Verónica: ¿Eres tú, Elena? ¡Hola!

Elena: ¡Hola, Verónica! ¿Qué tal?

Verónica: Bien, Elena. ¿Vamos al cine?

Elena: Gracias, pero no tengo tiempo.

Verónica: ¿Por qué? ¿Qué haces?

Elena: Esta noche tenemos invi­tados. Son unos amigos de papá. Son rusos, de San-Petersburgo.

Verónica: ¡Vaya sorpresa! Entonces tú ayudas a mamá ¿no?

Elena: Sí, claro. Todos estamos muy ocupados: papá limpia la alfombra con la aspi­radora, yo quito el polvo y barro el suelo, la abuela y la madre hacen la comida.

Verónica: Y los hermanos, ¿también os ayudan?

Elena: Sí, Manolín y Pepe ponen en orden los juguetes y los libros en su habitación.

Verónica: ¿Y quién va a poner la mesa?

Elena: Mi madre y yo. Bueno, Verónica, como ves, tengo mucho que hacer. Te llamaré mañana.

Verónica: De acuerdo. Hasta mañana.



6. a) Traduce a los diálogos y pon todos los verbos en infinitivo.

Jorge: Carmen, ¿dónde estás? Ya salimos.

Carmen: Bueno, bueno, Jorge, ya voy. ¿Pero me dices a dónde?

Jorge: ¿No lo sabes? Hoy es el cumpleaños de la tía Julia. Y vamos a felicitarla.

Carmen: ¡Qué sorpresa! No lo recuerdo. Y ¿qué le regalamos?

Jorge: Vamos a comprarle unos tulipanes de distin­tos colores.

Carmen: ¡Tulipanes! ¡Qué bien! Seguro que le van a gustar.

La madre: Niños, hoy limpiamos las habitaciones.

Juan:¡Qué rollo!

Marisa: Oh, mami. ¿Por qué no lo hacemos mañana?

Lola me invita a pasear. La madre: No hija, primero la limpieza y después el paseo.
Juan: Mamá, tampoco tengo tiempo para hacer la

limpieza. La madre: No, Juanito, tú barre el suelo y Marisa quita

el polvo. Marisa: Está bien, mami, pero después ¿podemos salir?
La madre: Seguro, hijos.
Juan: Vale, de acuerdo.

Texto de repaso ¿ponga los verbos en infinitivo?


Un sueño maravilloso de Conchita


Hoy es viernes. Mamá regresa del trabajo y dice a su hija:

Conchita, mañana voy a limpiar las habitaciones y tú vas a ayudarme, vas a poner en orden tu habitación.

A Conchita no le gusta hacer la limpieza, por eso se pone de mal humor. Llega la noche, la chica va a la cama y ve un sueño maravilloso.

Muchas cosas de la casa toman vida, empiezan a moverse y hacen el trabajo de Concha. La escoba baila y barre el suelo, el trapo salta de un mueble a otro y quita el polvo, los libros suben, se colocan en las estanterías, la aspiradora canta y limpia la alfombra. Suena una música alegre, por la ventana entra mucho sol y pronto el trabajo termina. La niña está muy con­tenta. Pero en este momento mamá despierta a la hija y Conchita comprende que nadie va a hacer su trabajo. ¡Pero el sueño ha sido tan alegre y divertido! Y la niña dice a la madre:

  • Ordenar la habitación no es ningún rollo. Ahora lo hago pronto y bien y tú vas a estar muy contenta. Mama sonríe y besa a su hijita.

  • El comparativo

¿Quién es más fuerte?

Ya es tarde. Olga y Víctor tienen sueño pero no quieren acostarse. Entonces la madre les dice:

Niños, si os acostáis os leo un cuento muy intere­
sante. Escuchad.

Un día hablan el Viento y el Frío.

  • Yo soy más fuerte — dice el Viento.

  • No, yo soy más fuerte — dice el Frío.

Van a ver al Sol para preguntar quién de ellos es más fuerte. El Sol les dice:

Tenéis que luchar entre vosotros. Así vamos a
ver quién es más fuerte.

El Viento y el Frío empiezan a luchar y el Frío vence. El Frío muy contento grita:

  • ¡Soy más fuerte que el Viento! ¡Soy más fuerte
    que el Viento!

El Sol oye sus palabras y dice al Frío:

Quiero luchar contigo porque creo que yo soy más fuerte que tú. ¿Vas a luchar conmigo?

Sí, vamos a luchar.

El Sol ataca una y otra vez y el Frío no puede vencer al Sol pero grita:

¡Yo soy más fuerte que tú! ¡Yo soy más fuerte!

El Sol ataca de nuevo y vence. El Frío huye a las Tierras frías a donde nunca llega el Sol. Desde entonces el Frío vive allí y sólo en invier­no llega a vernos. Vive un poco con nosotros y después regresa a las tierras frías. Cuando llega el Frío empieza el invierno. El Sol no lucha contra el Frío porque sabe que a los niños les gusta el invierno cuando todo está blanco de nieve y se puede jugar con la nieve.

El presente del verbo venir

En casa de los abuelos

Los abuelos de Jorge se llaman Juan y Catalina. Viven en un simpático pueblo no lejos de la ciudad. Su casa no es grande pero es cómoda. En la casa hay: un cuarto de estar, tres dormitorios, una cocina y un cuarto de baño. La abuela mira por la ventana y dice:

Mira, Juan, ya vienen. ¿Ves aquel coche?

Sí, sí, son ellos. ¡Qué alegría!

El abuelo abre la puerta. Entran Jorge y sus padres. Todos se saludan y se besan. Jorge y sus padres están cansados y tienen hambre. La abuela les llama a la mesa:

Ya tengo preparada la cena: patatas fritas, cro­quetas, té con limón.

La cena de la abuela está muy rica y todos comen con gran apetito. Los abuelos y los padres están con­tentos, sólo Jorge está un poco triste.

El abuelo lo ve v dice:

Oye, nieto, aquí, en casa de mi amigo descansan dos chicos. Mañana puedes jugar con ellos.

Jorge se pone de buen humor y se acuesta muy contento.

El presente del verbo saber

7. Lee el relato y di:

¿Qué quieren hacer los chicos cuando están un poco aburridos de jugar con la nieve?

Los nuevos amigos de Jorge

Llega otro día. Es sábado. Por la mañana Jorge desayuna de prisa porque quiere ver a sus nuevos ami­gos. En este momento viene el abuelo. Lo acompañan dos chicos.

  • Hola, Jorge. Somos Cirilo y Felipe. Somos hermanos. Encantados de conocerte.

  • Mucho gusto. ¿Vamos a pasear?

Vale. Los tres salen de casa.

Es un día de sol. La nieve está muy blanca y muy limpia. No hace mucho frío, hace siete grados bajo cero.

Los chicos están muy alegres, corren, gritan, se tiran bolas de nieve.

Tengo una idea — grita Cirilo — vamos a hacer
un muñeco de nieve.

Buena idea, vamos — contestan Felipe y Jorge.
Hacen un muñeco de nieve muy grande. Le ponen

un gorro, una bufanda y unas gafas. ¡Es tan simpático! Los chicos ya están un poco aburridos de jugar con la nieve y los hermanos quieren patinar.

Oye, Jorge, ¿tú sabes patinar?

  • ¡Sí, cómo no! Sé patinar muy bien. ¿Hay una
    pista de patinar en el pueblo?

  • Sí, es grande y buena.

  • ¡Pues vamos!



  • El presente del verbo querer

8. Lee el relato y di:

¿Cómo se llaman las casitas de los pájaros y de los animales del bosque?


El bosque en invierno

En el huerto del abuelo Jorge ve un comedero y da de comer a los pájaros. Unos pájaros comen, otros vuelan sobre el comedero. Jorge piensa: "¿Y qué comen los pájaros del bosque? ¿Dónde viven en invierno?"

El chico hace sus preguntas al abuelo Juan. Este le dice:

Podemos ir al bosque y tú vas a ver cómo viven
los pájaros y los animales en invierno.

- Pero, ¿cómo entramos en el bosque? Hay mucha
nieve.

¿Sabes esquiar, Jorge?

Pues claro, yo sé esquiar y me gusta esquiar. El abuelo y el nieto se ponen los esquís y van al bosque. Allí todo está blanco de nieve. Parece que no hay nadie en el bosque. Pero no es así.

El chico ve unos agujeros en los árboles. El abue­lo dice que en los agujeros viven las ardillas y algunos pájaros. Después ven la madriguera de una zorra. Más allá está la guarida de un oso. Después ven la madriguera de una familia de lobos. Jorge no ve los animales pero mira con mucho interés sus casitas. De pronto de un agujero salta una ardilla y el abuelo le da unas avellanas.

El abuelo le dice a Jorge que algunos animales duer­men y no comen todo el invierno. Así son el oso y el erizo. Otros animales no duermen y tienen que buscar comida. Por ejemplo, el lobo y la zorra. Las ardillas no buscan comida porque la tienen preparada en su agu­jero. Jorge saca fotos del bosque de invierno. Está muy contento: ¡las fotos son fenomenales! Va a mostrarlas a los amigos del colegio.




El circo

El domingo por la tarde Mario fue al arco con padres. ¡Qué contentos estaban! Vieron un caballo que sabía contar. Cuando le enseñaban un número, daba con su pata en el suelo. Si era el número tres, daba tres golpes. No se equivocaba. El niño estaba asombrado.

Los trapecistas saltaban y daban vueltas en el aire.

Una muchacha muy bonita, bailaba sobre un caballo.

Después entraron los payasos con sus zapatones grandes. Tenían trajes de colorines y sus caras muy pinta­das. Dijeron cosas muy graciosas.

Los osos salieron montados en sus bicicletas.

Al final trajeron a los leones. Un domador muy valiente los hizo pasar por un aro de fuego.

¡Cómo me gusta el circo! -decía el niño. Quisiera venir todos los días.

Responde:

¿Cómo se llama el niño de este relato?

Lee las oraciones que dicen cómo contaba el caballo.





Lectura de casa.

3. Lee el cuento y di:

¿Quién salva al corderito del lobo?

El lobo y el cordero

Copito de Nieve es un corderito muy bonito que come hierba en un verde campo junto con su Mamá Oveja.

Copito de Nieve, hijito, tienes que jugar aquí, a mi lado - - siempre le dice la Mamá. -Si no, el lobo malo puede comerte.

Sí, sí mami, lo sé. Hago siempre como tú me dices.

Pero Copito de Nieve es un corderito muy alegre y juguetón.

Un día ve por primera vez una bonita mariposa y grita: ¡Oh, una flor que vuela! y corre tras ella. Corre, corre mucho y pronto está can­sado.

- No puedo correr más y tengo mucha sed - -dice

el corderito.

Ve cerca un arroyo, baja hasta el agua y empieza a beber.

Un lobo, que está allí, también bebe el agua del arroyo.

Copito de Nieve no conoce este animal y por eso no le tiene miedo.

El lobo quiere darle miedo al cordero y le grita con voz de enfado:

¡Tú me enturbias el agua que bebo! ¡Voy a castigarte por eso!

¿Cómo puedo enturbiarte el agua? Es que el agua pasa por tu boca antes que por mi boca contesta Copo de Nieve.

El lobo está muy enfadado y quiere atacar al corde-rito. Por suerte, en este momento pasa un pastor y el lobo tiene que correr de allí.

¿Por qué está tan enfadado el lobo? ¿Por qué quiere castigarme si no hago nada malo? — pregunta Copo de Nieve.

El lobo es malo y quiere castigarte sólo porque es más fuerte que tú — le dice el pastor al corderito y lo lleva a donde está su Mamá Oveja.

4. Busca en el cuento las respuestas a las pre­guntas:

  1. ¿Dónde juega Copito de Nieve?

  2. ¿Qué le dice su madre al corderito?

  3. ¿Qué ve Copito de Nieve un día?

  4. ¿Por qué el corderito tiene sed?

  5. ¿Tiene miedo al Lobo el corderito?

  6. ¿Qué hace el lobo por allí?

  7. ¿Por qué está enfadado el Lobo?

  8. ¿Quién es más fuerte: el Lobo o Copito de Nieve?









El presente simple.

Los Reyes Magos

Enrique y Luisa son hermanos. Viven en una casa grande con sus padres. Tienen un perro que se llama Tor.

A los hermanos les gusta el invierno por lo blanco y hermoso que es. Además porque pueden esquiar, pati­nar, hacer muñecos de nieve. Su fiesta preferida de invierno es el día de los Reyes Magos.

El 5 de enero Enrique y Luisa ponen sus zapatos en el balcón antes de acostarse. No quieren dormir. Saben que esta noche vienen los Reyes Magos. Estos se llaman Melchor, Gaspar y Baltasar. Melchor es el rey blanco, Gaspar es el rey amarillo y Baltasar es el rey negro. Los Reyes Magos reciben cartas de los niños. En estas cartas los niños escriben qué juguetes quieren recibir de regalos. Luisa quiere recibir una muñeca nueva y Enrique quiere recibir un mecano "Lego".

Los Reyes Magos traen juguetes a los niños buenos y los ponen en sus zapatos. Los niños malos no reciben juguetes, reciben un carbón que en realidad es un carame­lo negro. Todos los niños saben que Melchor, Gaspar y Baltasar vienen en camellos.

Enrique y Luisa quieren ver a los Reyes Magos y sus camellos.








Pero los hermanos tienen sueño, se acuestan y se duermen.

Por la mañana los niños se despiertan temprano y corren al balcón. En sus zapatos los dos ven los regalos.

- Mamá, papá — gritan ellos — mirad, estos son los regalos de los Reyes Magos.

¿Veis? Es mi muñeca nueva — exclama Luisa. — Mi muñeca sabe abrir y cerrar los ojos. Es preciosa

Y yo tengo un mecano nuevo - - grita Enrique. -Ahora puedo construir un castillo.

Los padres ríen. Los niños ríen también. Todos están alegres y felices.

9. ¿Recuerdas bien el relato? Contesta a estas preguntas:

  1. ¿Dónde viven los hermanos?

  2. ¿Cómo se llaman los niños?

  3. ¿Qué les gusta hacer en invierno?

  4. ¿Ponen los niños zapatos en el balcón el 5 de enero?

  5. ¿Qué regalos quieren recibir Enrique y Laura?

  6. ¿A dónde corren los niños por la mañana?

  7. ¿Están contentos y felices los hermanos con sus regalos?.








El presente simple.

La fiesta del Año Nuevo en Rusia

En el norte del país en una casa muy bonita en el bosque vive el Abuelo el Frío. En invierno él cubre todo el país de nieve blanca y brillante.

El Abuelo el Frío sabe que a los niños les gusta esquiar, patinar, pasear en trineo y tirarse bolas de nieve. Por eso el Abuelo el Frío trae mucha nieve, prepara pistas de patinar, adorna los árboles y las calles, los bosques y las ciudades con la nieve. Además en invierno trae regalos a los niños con motivo de la fies­ta del Año Nuevo. El prepara regalos para los niños, los pone en su trineo, toma asiento en el trineo y los ciervos lo llevan a la ciudad.

Nietecita, cariño — dice el Abuelo el Frío a su nieta la Niña de las Nieves. Mira, ¡cuántas cartas de niños tengo! Tengo que leerlas todas para saber qué regalos les preparo.

No te preocupes, abuelito, te ayudo con mucho gusto.

Los dos leen las cartas y preparan los regalos. Pronto todo está preparado.

Vale, ahora estoy listo para salir. Son las once. Tengo que ir ya. La noche es corta para tanto traba­jo.

El Abuelo el Frío sale de su casa, toma asiento en su trineo y se va.

Por la mañana el primero de enero los niños bus­can regalos bajo los abetos en sus casas. Todos están contentos porque reciben los regalos deseados.


El futuro simple

¿Qué hago por la mañana?

Mañana es sábado. ¡Por fin! Ya estoy cansada de ir a la escuela todos los días. Tengo que pensar en la mejor manera de pasar mi día de descanso- ¿Qué hago mañana?

Creo que me despertaré más tarde que otros días. Desayunaré despacio unos bocadillos ricos y tomaré té muy dulce con limón.

Luego ¡cómo no! limpiaré mi habitación. Si no hace mucho frío y viento, iré a pasear con los amigos.

Llevaré conmigo a mí perro. Es muy juguetón. ¡Le gusta tanto correr, saltar y ladrar!

Nosotros 'montaremos en trineos, nos tiraremos bolas de nieve. Mí amigo Antonio es un buen patinador y na­turalmente patinará en la pista. Yo no sé patinar, es una pena. Pero aprenderé a patinar, seguro.

Después regresaré a casa y comeré. Por la tarde leeré algún libro. Me encantan los libros de aventuras y cuentos mágicos.

O, a lo mejor, mis padres y yo iremos a un centro de atracciones.

Después ayudaré a mi madre a hacer la cena. Los fines de semana mis padres y yo siempre cenamos jun­tos. Por la noche veremos la tele, hablaremos o jugare­mos al parchís.

Así quiero pasar el día de mañana. No está mal, ¿verdad?.


Lectura de casa.

Lee el relato y di:

¿Qué regalo quiere hacer Isabel a su abuela y qué le regala?

Un regalo inesperado

Hoy es fiesta, el día de todas las mujeres, el 8 de Marzo.

Hoy Isabel se levanta temprano y corre a la cocina para felicitar a su madre con motivo de la fiesta.

-¡Hola, mami! Hoy es fiesta. Te felicito.

Gracias, hijita. Te felicito también. Oye, Isabel, tenemos que ir a ver a la abuelita para hacerle un regalo.

Claro, mami. ¿Qué regalo le hacemos? Mira, aquí tengo un ramo de flores y una tarta para ella, pero ahora estoy ocupada. ¿Puedes ir tú sola?

¡Vale! Ahora desayuno y le llevo a la abuela esta tarta y estos narcisos. Le gustan tanto esas flores de primavera.

Isabel desayuna, se peina, se pone su vestido de gala, pone la tarta en la cesta y sale de casa. La abuela vive cerca, por eso Isabel va a pie.

En la calle Isabel ve a su amiga Marisol. Las chi­cas se sientan en un banco para hablar. Isabel pone la cesta en el suelo. Las chicas hablan y hablan. Un perrito se acerca a la cesta, ve la tarta y se la come. El perrito ya no tiene hambre y muy contento se mete en la cesta y se duerme.

Por fin las chicas se despiden. Isabel coge la cesta y corre a casa de su abuela.

Hola, querida abuelita. Te felicito con motivo de la fiesta y te traigo un regalo.

Gracias, ¿qué es? pregunta la abuela. Isabel y su abuela miran la cesta y ven dentro con sorpresa y alegría un simpático perrito.

2. ¿Has leído con atención el relato? Elige la respuesta correcta.

1) Hoy es fiesta:

a) el 8 de Marzo;

b) el cumpleaños de Isabel;

c) el Año Nuevo.

I 2) Isabel tiene que felicitar a su:

  1. amiga;

  2. tía;

  3. abuela.

3) Isabel lleva a su abuela:

  1. un florero con flores;

  2. un libro interesante;

  3. una tarta y flores.

4) A la abuela le gustan:

  1. las rosas;

  2. las azucenas;

  3. los narcisos.

5) A casa de su abuela Isabel va:

  1. a pie;

  2. en autobús;

  3. en metro.

6) En la calle la chica habla con:

  1. una mujer;

  2. su amiga;

  3. su maestra.

7) En la cesta se mete:

  1. un gatito negro;

  2. un loro verde;

  3. un perrito simpático.

8) La abuela de Isabel ve un perrito:

  1. en la habitación;

  2. en el parque;

  3. en la cesta.

3. Lee el relato una vez más y di:

¿Por qué el relato se titula "Un regalo inesperado"' ¿Qué otro título puedes dar al relato?.



Pretérito Perfecto.

¡Imposible! ¡No puedo creerlo!

Estamos en verano. Hoy brilla el sol y hace mucho calor. Denis, Víctor y Elena han paseado por el bosque. Después han tomado el sol, han nadado y han remado en lancha. ¡qué interesante!.

En casa mamá ha preguntado a su hijo Víctor: ¿Habéis tomado el sol? ¿Habéis nadado?... Si como no ha contestado el niño Víctor. Nosotros hemos tomado el sol, hemos nadado y hemos remado en lancha. Además Denis y Elena han jugado a las escondidas mientras yo he descansado cerca de la playa. Luego hemos almorzado y hemos ido a casa de nuestro amigo Tony. El nos ha indicado todos sus juguetes y sus padres nos han permitido jugar casi toda la tarde. Luego tuvimos que volver a casa porque ya era bien tarde.


Случайные файлы

Файл
46033.rtf
122926.rtf
26178.rtf
45366.doc
157170.rtf